Debido a la facilidad con la que en la actualidad cualquiera puede generar un blog, una web o un foro sobre un tema que le parezca, al menos, relevante, se están generando un alto número de situaciones en que se puede ver afectado el nombre de cualquiera, sobre todo en casos en que se tiene cierta relevancia.

Así, en la actualidad, es fácil encontrar foros o blogs donde se ataca generalmente el buen nombre de personajes y cargos públicos, así como los de una empresa o su personal.

Este tipo de conductas se puede entender que atacan el “derecho al honor” de las personas (físicas, jurídicas, públicas o privadas) que nombran, así el derecho antes mencionado se encuentra regulado junto con la intimidad personal y familiar y la propia imagen en nuestra Constitución y desarrollado en la Ley Orgánica 1/1982. 

Pese a dicha protección, no significa que cualquier tipo de comentario este prohibido, sino que se aplican dos límites fundamentales:

  • La libertad de información, que se podrá invocar siempre que el comentario sea sobre hechos veraces, actuales y de interés general.
  • La libertad de expresión, cuando se trata de meras opiniones, ideas o conocimientos, pero nunca justifican el insulto.

Los tribunales han venido extendiendo ese derecho tanto a las personas jurídicas como a sus miembros (al igual que los cargos públicos y miembros de los partidos políticos) y poniendo el límite mínimo en las “reglas de la sana crítica”, así, cuanto mayor sea la publicidad de una persona mayor debería ser su umbral de tolerancia.

Una vez delimitado hasta que punto podemos llegar, tenemos que ver como iniciar las actuaciones, normalmente es fácil encontrar a los titulares de una web, ya que la Ley 34/2002 obliga a que los titulares de las mismas se identifiquen (sin importar si son particulares o empresas) y que establezcan una forma de contactarles –normalmente a través de la propia página-, pero con los blogs y foros que están dentro de algunos de los proveedores más grandes es más complicados, en estos casos, lo recomendable es realizar dos pasos consecutivos:

PRIMERO.- hacer un “who is” (quién es) de la página, los distintos agentes registradores ofrecen mecanismos para conocer la titularidad de las páginas web, simplemente con poner su dirección. (Por ejemplo en http://www.whois.com/)

SEGUNDO.- en caso de que lo anterior no de resultado porque o bien es un subdominio dentro de una empresa más grande como puede ser el caso de un blog en blogger o en wordpress o que se encuentre dentro de un hosting privado, en estos casos deberemos dirigirnos, al titular de esa plataforma más grande, explicándole el porque de la reclamación que estamos haciendo e instándole a que quite el contenido que consideramos dañoso (no todo el blog o la web, sino el artículo o contenido concreto) y que nos notifique el nombre del titular, en caso de creer que es constitutivo de una figura jurídicamente reprochable.

Cómo actuar contra los comentarios en Internet- Código Legal Abogados